¿Estás en un círculo autodestructivo?


Cuando estamos en modo “autodestructivo”, no somos conscientes que nuestro cuerpo sufre, hay muchas manera en que se manifiesta la falta de amor propio. Una de ellas es cuando descuidamos nuestros hábitos:

  • Se duerme poco
  • Nos alimentamos mal
  • Llevamos una vida sedentaria
  • El estrés es nuestro estado “natural”
  • El criticarnos 


Y existen infinidad de razones para ello, pero en el fondo es ese gran vacío existencial que proviene de nuestros conflictos familiares no resueltos y la consecuente falta de contacto con nosotros mismos. La falta de amor propio nos está matando, enfermándonos o bien llenándonos de síntomas que no son más que alaridos de nuestro SER reclamando atención y sanación. Lo más triste de todo es que luego que nos agredimos a nosotros mismos, sentimos una profunda culpa y luego nos proponemos no volverlo a hacer de la misma manera y volvemos caer, y con cada caída...más merma nuestra autoestima.. Pero ¿Qué hacer cuando siento que se me desgarra el alma? ¿Cuándo el dolor es tan grande que prefiero evadirme? ¿Cuándo no amo la vida o no la comprendo?

¿Por dónde se puede empezar?

  • Empezar a  establecer contacto con tu cuerpo, con tus sensaciones y emociones. A través de una práctica de meditación o bien centrarte en tu respiración aunque sean 5 minutos diarios
  • Salir a caminar por la naturaleza, el contacto con la tierra es necesario porque nos recarga de energía y de agradecimiento. Nos ayuda a enraizarnos y tener más fuerza
  • Practicar Yoga u otra actividad que te ayude a establecer contacto con tu cuerpo
  • Tener consciencia de cómo te alimentas y de qué tipo de alimentos te llenan de energía y cuáles te la restan
  • Realizar tu árbol familiar y observar las dinámicas que te puede estar afectando
  • Iniciar un proceso de sanación y de cierre de duelos
  • Servir en una fundación que se dedique al servicio de otras personas, porque cuando ves los problemas que tienen otros tu vida cobra un nuevo sentido 
  • Escuchar tu voz interna: ¿qué te dices a ti mismo? ¿Qué te criticas? ¿Quién te decía eso anteriormente? ¿Cómo llegaste a esa conclusión?
  • Acción y Movimiento: La vida te llama a vivir y ésta es movimiento y cambio constante. Deja de resistirte y sal de tu zona de comodidad de autocompasión e inconsciencia.
  • Bríndate al menos un día para no hacer nada y en ese tiempo dedícate a leer, escuchar música relajante, a contemplar el paisaje, a cuidarte


Para profundizar y trabajar en este tema puedes realizar nuestro curso online Psicogenealogía  o nuestro #CursoOnline Coaching Corporal

Escrito por: Luz Rodríguez
Contacto: info@ordenesdelamor.org

También te puede gustar

2 comentarios

  1. Jajaja chale, acaban de describir en este artículo al estudiante universitario promedio. Ta cabrón cuidar de uno si se lleva una vida muy acelerada y con pocos recursos.

    ResponderEliminar
  2. Aunque se lleve una acelerada, siempre se puede dedicar tiempo a uno mismo... inclusive con pocos recursos. La idea es no caer en un círculo vicioso auto destructivo!

    ResponderEliminar

Recomendaciones

Subscribe