¿Qué significan sistémicamente los trastornos del lenguaje?


Los conflictos en la familia que no han sido resueltos terminan por generar síntomas físicos, emocionales y psíquicos en sus miembros. Uno de ellos es el problema del lenguaje en los niños que empuja a la familia a buscar una solución. Normalmente es sólo un llamado al “clan familiar” para darle lugar a algún miembro que ha sido excluido o se le ha negado el derecho de estar presente o bien ha estado partes en conflicto y por el orden arcaico de la pertenencia, alguien más se ve en la obligación de representarlo o presentar algún síntoma que haga consciente al sistema de que existe alguien al que reconocer y darle un lugar. 


Es interesante ver cómo las personas dentro de una familia, quizás no se vean en la necesidad de moverse o trabajar en ellos, pero si lo hacen por sus hijos. Sobre todo si es un caso que es tan evidente como los problemas de lenguaje y que limita el desempeño escolar y social del niño. A continuación expongo la explicación de Bert Hellinger sobre el tema de los problemas de lenguaje que ha observado a través de  las Constelaciones Familiares: 

“Detrás de muchos trastornos de lenguaje hay un conflicto de la familia sin resolver. Por ejemplo, porque alguien en la familia no tuvo permiso de estar presente o de expresar su opinión o porque fue ocultado o regalado. O que dos personas se encontraban irreconciliablemente enfrentadas; por ejemplo el perpetrador y sus víctimas. Como consecuencia de ello, a menudo un miembro posterior representa a ambos simultáneamente, por tanto ninguno de ellos puede expresarse individualmente. Entonces, comienza a tartamudear.

El tartamudeo muchas veces tiene un trasfondo sistémico parecido a la esquizofrenia. Mientras que en la esquizofrenia el conflicto irresuelto se hace visible en la confusión, en el tartamudo se muestra en el habla. Por lo mismo, para el tartamudo la solución suele ser la misma que para un esquizofrénico. Los no reconciliados de la familia se colocan unos frente a otros, hasta que se reconocen y reconcilian mutuamente. Si sale a la luz en dónde se encuentra el conflicto real, los tartamudos y los esquizofrénicos pueden dejarlo ahí en donde pertenece y quedar libre.

El tartamudeo también puede tener otros orígenes. Podemos observar que muchas veces un tartamudo mira al costado antes de comenzar a tartamudear. Esto quiere decir, que está mirando a una imagen interna, específicamente a una persona interiorizada, a la que teme y ante la cual comienza con este trastorno. Si en una constelación, el tartamudo puede encontrarse abiertamente con esta persona y la honra hasta que también ella lo acoja y le pueda mostrar su amor, entonces puede mirarles a los ojos y decirle claramente lo que siente y cuál es su petición.

A veces, tras el tartamudeo y otros trastornos de lenguaje oculta un secreto que quiere salir a la luz y al mismo tiempo genera miedo en la familia. Por ejemplo, un hijo fuera del matrimonio. Si este secreto es revelado y visto, ya nada obstaculiza el hablar comprensiblemente”.

Como podemos observar en el trabajo sistémico la solución siempre implica reconocimiento de lo que ES, reconciliación, honra  y respeto. Cuando reconciliamos esas partes internas y damos un lugar “honorable” a todos los que pertenecen al sistema familiar. Podemos sanar nuestros síntomas, nuestros conflictos personales y familiares.

*Si quieres profundizar en el tema te invito a realizar nuestra Formación Online en Constelaciones Familiares  o bien nuestro Curso Online Dinámicas que Enferman

Escrito por Luz Rodríguez
Contacto: info@ordenesdelamor.org

Nota: Con este artículo en ningún momento queremos sustituir la ayuda profesional de un especialista en lenguaje, simplemente estamos compartiendo una visión sistémica para reflexionar y tener otra visión del asunto.

También te puede gustar

0 comentarios