¿Qué dice tu nombre de tu historia familiar?

¿Cuál es la influencia del nombre en tu vida?

El nombre propio se usa para distinguir a una persona de otra, aunque curiosamente los nombres a los hijos en los sistemas familiares se dan por diversas razones que tienen intensas consecuencias en la vida posterior de los mismos. Y además tienen una fuerte implicación sistémica, nos sirven para saber que figuras son importantes dentro del sistema y el tipo de vinculación que se produce entre los integrantes de la familia.


En los nombres propios se condensa a un nivel nuestra identidad, por lo tanto si por ejemplo se le coloca a un hijo el nombre de un miembro de la familia, indirectamente se le está pasando la carga de esa persona, el nombre produce e induce una serie de sucesos repetitivos en todo sistema familiar.

Nombres típicos y sus posibles implicaciones:

  • Nombres de Santos: Se puede pretender saldar una deuda pendiente (ya sea porque el niño ha estado en peligro o por una culpa familiar),  se le da carga al niño de sufrimiento y sacrificio que ha llevado el Santo. 
  • Nombres del sexo contrario a tu género (Ej. Juan María, María José, etc.): Se le dice indirectamente al niño que no está bien visto en su propio sexo (era de un sexo que no esperaba) y por lo tanto el niño puede imitar al sexo contrario. O bien están trayendo a alguien querido a través del nombre del niño una ex pareja del padre o la madre. 
  • Nombres de Ángeles (terminan en “El” Gabriel, Rafael, Ángel, etc.): Significa Dios, en este caso cabe preguntar ¿quién ha muerto joven en el sistema un aborto previo o un hijo antes de nacer? ¿Quién ha sido el angelito que ha muerto e intentas revivir con este nombre? También puede ser que la vida de este niño haya estado en peligro y se perciba como un milagro. 
  • Nombres de Ancestros muertos: En estos casos es importante revisar la vida de esa persona y ver si se está repitiendo la historia. Tienden a ser personas que han sido muy poderosos dentro del sistema familiar y que al colocarle a un  hijo este nombre, se perpetua la historiad e esta persona, es un claro indicio de que el duelo aún sigue abierto. Es recomendable “honrar profundamente a esta persona en nuestro corazón”.
  • Nombre de un hijo previo fallecido: Se roba  al niño de su identidad y lo lleva a ser un “recipiente vacío” en donde reside el  recuerdo del niño anterior. La persona verá toda su creatividad, sus afectos y toda su existencia bloqueadas por “un cadáver”. Esto lo hacen los padres para no experimentar el dolor del duelo, por lo tanto reproducen al muerto en el siguiente hijo.
  • Nombre que se repite: Existen personas que tienen una fuerte influencia en el sistema familiar y por lo tanto varias generaciones colocan a todos sus descendientes el nombre de esta persona… es importante observar la vida de esta persona y ver las similitudes con la nuestra y sobre todo agradecer.
  • Nombre del Padre o Madre: Deseo narcisista del padre o de la madre de realizarse a través del hijo. El hijo ya siente presión por la vinculación con sus padres y llevando el nombre se siente con la responsabilidad y culpa subyacente de no poderle dar honor al nombre del padre, realizando lo que el otro hubiese deseado para sí mismo.

¿Quién ha dado el nombre?

La persona que da el nombre al niño ejerce un poder sobre su vida  y sobre toda la familia, es simbólicamente dar en adopción  a esa persona.  Si es otra persona diferente a sus padres el vínculo que se establece entre esa persona y el niño es como de padre a hijos. La vida de la persona que coloca el nombre al niño siempre ejercerá una fuerte influencia sobre este, el niño puede sentirse confundido entre quien es el padre o la madre. Puede que también esa persona haya sido un  amor platónico del padre o de la madre.

Los nombres dentro del sistema familiar nos cuenta una historia que puede ser la causa de muchos de nuestros sufrimientos, porque podemos sentir internamente que nuestra vida no nos pertenece o bien que más adelante sintamos la necesidad de cambiarnos el nombre o bien usar un seudónimo que resuene más con nosotros o bien traer con ese nombre a alguien excluido.

 *Si quieres profundizar en el tema puedes realizar nuestro Curso Online de Psicogenealogia en donde podremos analizar los nombres que se repiten en tu sistema familiar y ver las consecuencias e influencias que tiene en tu vida y en la de tus hijos.

Escrito por Luz Rodríguez
Contacto: info@ordenesdelamor.org

También te puede gustar

2 comentarios

  1. Tengo el nombre de una tía paterna que no conocí, creo que murió, al igual que mi padre, y fue él quien me puso mi nombre. Mi madre prefirió llamarme por mi segundo nombre desde pequeña, ya hoy de adulta yo no me identifico con mi primer nombre, y en cuestiones académicas, bancarias, me ha sido cuestionado.

    ResponderEliminar
  2. mis padres esperaban un varon e iba a ser Wenceslao. Cuando asomé, mi madre primeriza de 28 años estaba casi inconsciente despues de un parto muy prolongado, las enfermeras ya se habian ido a la procesion del milagro de Salta y mi padre habia decidido que su mejor contribucion era hacer horas extras. O sea que las amigas de mamá sugirieron el nombre de las abuelas, y se encargaron de sacarme flema de la garganta hasta que pude llorar. Marta Cabral, Felipa Gilcuartero, Estela P.R. de Horteloup, Clarita Venier, Lida Massafra...el recuerdo permanente de esa amistad ha sido como una gota de miel para atravesar cualquier dificultad.

    ResponderEliminar

Recomendaciones

Subscribe